Reset Password

Resultados de vuestra búsqueda

Almuñecar

Situada en un enclave con un clima privilegiado, junto a un valle tropical y unas playas recoletas, a caballo entre las provincias de Granada y Málaga. Almuñecar se ha convertido en un destino apetecido por gran cantidad de turistas que vienen a disfrutar su encanto natural, su rica gastronomía y su patrimonio monumental.

Cercana a la capital de la provincia, Almuñécar ofrece la posibilidad de disfrutar en un mismo día de una jornada de esquí en Sierra Nevada, de una visita a la universal Alambra y de un relajado atardecer junto al mar Mediterráneo en esta joya de la Costa Tropical.

La denominación Costa Tropical no es un mero nombre comercial pues en Almuñécar el microclima del que se disfruta la convierte en una zona con una temperatura media anual de 18º por lo que una estancia en este municipio es una experiencia atractiva.

La más de veinte playas con las que cuenta el litoral sexitano entre las que destacan la de Cabria, Pozuelo, Velilla, Puerta del Mar, San Cristóbal, La Herradura, Cantarriján (paraíso de los nudistas)…en las que se combinan las calas de arena con acantilados de singular belleza junto al Paraje Natural de Cerro Gordo y la Punta de la Mona conforman un entorno perfecto para el disfrute de las vacaciones.

Todo lo anterior unido a una oferta gastronómica con sus restaurantes y chiringuitos al borde del mar, la posibilidad de poder practicar deportes náuticos como el buceo, la vela y la aventura como el parapente, barranquismo, etc. y participar de la oferta cultural, hacen de Almuñécar y La Herradura uno de los destinos turísticos más solicitados de la costa andaluza.

Con el objeto de contribuir al fomento y difusión de los atractivos y recursos, los servicios públicos y privados del municipio, sus instalaciones para el ocio, la cultura y el deporte, nace Almuñécar Internacional Magazine. Nuestro deseo es difundirlos entre una comunidad cada vez más amplia, más multicultural, más internacional. Con la ilusión de que sea del interés y agrado tanto de residente como de visitantes.

ALMUÑÉCAR – PLAYAS

A lo largo de 19 kms. de litoral, Almuñécar cuenta con playas para todos los gustos y públicos: Playas ubicadas junto a los núcleos de población de la Herradura, Almuñécar, Velilla y Taramay, están dotadas de todos los servicios de accesibilidad, sanitarios y de vigilancia exigidos. Algunas de ellas han sido galardonadas en numerosas ocasiones con el distintivo de Bandera Azul.

Asimismo son numerosas las playas entre acantilados, alejadas de los centros de población con fácil acceso a pie, otras son encantadoras calas muy demandadas por el visitante. Todas ellas son recomendables para el baño en cualquier época del año. Son 26 las playas del litoral de Almuñecar.

ALMUÑÉCAR – HISTORIA

Por su clima privilegiado, de suaves temperaturas durante todo el año, y su situación al pie de un fértil Valle Tropical arropado por las sierras granadinas y asomada al Mediterráneo. Almuñécar, uno de los destinos más solicitados de la costa andaluza, ha sido un enclave codiciado por numerosos pueblos desde los albores de la historia.

Llamada Ex por sus primeros colonizadores, los fenicios, durante el periodo romano se convirtió en la floreciente ciudad de Firmum Lulium Sexi, que exportaba salazones de pescado y el preciado “garum” a todo el imperio.

De su pasado fenicio-púnico dan fe la Necrópolis Laurita y la de Puente de Noy, mientras que de la Sexi romana se conservan monumentos como el imponente acueducto, los columbarios de la Torre del Monje y la Albina, la Factoría de Salazones o la Cueva de Siete Palacios, sede del Museo Arqueológico.

Pero sin duda fueron los árabes quienes dejarían en la localidad una impronta imposible de borrar. Entre las estrechas calles del casco histórico, con sus casas encaladas, aún puede respirarse la esencia de la Almuñecar andalusí, cuyos pobladores fueron testigos del desembarco de Abd al Rahman I, fundador del Emirato Omeya en el año 755.

Las torres vigías que jalonan el litoral sexitano y el Castillo de San Miguel que se yergue coronando la población son herencia de los más de setecientos años de presencia musulmana en la zona. Los cristianos edificarían la Iglesia de la Encarnación, el Pilar de la Calle Real, el Palacio de la Najarra o las esculturas que embellecen la población, como el monumento a Abderraman I, el dedicado a los Fenicios o el Arco en honor a Blas Infante, padre del andalucismo.

MONUMENTOS

En torno al castillo de San Miguel, de gran simbolismo para Almuñecar, se ofrecen a la vista de los turistas monumentos a través de los cuales se recrea su historia. Partiendo de esta estratégica fortaleza utilizada por diversas civilizaciones, resulta muy fácil adentrarse por las tradicionales calles empedradas, llenas de pequeñas plazas, entre las que aun se encuentran los restos de la Factoría de Salazones Púnico-romana del s.IV a.c.

Autores como Marcial o Estrabón hacen referencia a esta industria que, durante siglos, sustentó exclusivamente la economía del municipio. Un imperio que dejó bellas muestras de su saber urbanístico, siendo el mayor ejemplo en el municipio la Cueva de Siete Palacios, un conjunto de bóvedas que alberga actualmente el Museo Arqueológico Municipal.

Los vestigios del esplendor de la que fue una de las civilizaciones más poderosas de la historia pueden contemplarse en el Castillo de San Miguel, testigo de excepción de los grandes hitos de Almuñecar.

FACTORIA DE SALAZONES
Emplazada junto a la ladera oeste del Cerro de San Miguel se encuentra la factoría de salazón de pescado “El Majuelo”. Su origen es Púnico-fenicio, data de principios del siglo IV a. de C., aunque adquirió su esplendor en la época romana manteniéndose esta industria hasta principios del s.IVd. de C. Su importancia en la economía de la Almuñecar de aquella época lo atestiguan las citas de textos escritos de la antigüedad que hacen referencia a ella alabando sus productos, Destaca el famoso “Garum”, especie de paté hecho con las vísceras del pescado. Las primeras noticias sobre la existencia de esta factoría son de 1970 cuando tras una campaña de excavaciones llevadas a cabo por Manuel de Sotomayor y Enrique Pareja. Conocida la importancia de los hallazgos se inicia una investigación arqueológica por un equipo dirigido por el arqueólogo municipal Federico Molina Fajardo que excavan la práctica totalidad de los terrenos que hoy conforman este bello parque referente de lo monumentos almuñequeros.

ACUEDUCTO ROMANO
Ante la necesidad de agua potable para la industria del salazón, los romanos quisieron dejar para la posteridad una muestra de su pericia en las obras de ingeniería, en el siglo I d.c. un acueducto de 7 kms., de recorrido, dividido en varios tramos que se combinan con otros registros.

Realizado en mampostería de pizarra, contaba con diferentes tramos, algunos de los cuales se siguen utilizando en el sistema de regadía tradicional. Se encuentran en dirección a la carretera del suspiro del Moro; de ellos destacan el que trascurre junto al cauce del río Verde, a la altura del barrio de Torrecuevas, el de mayor altura y con una longitud de 130 metros, el de Río Seco, y el Cercado de la Santa Cruz..

El último de estos tramos se recuperó a finales de los 90, al realizar excavaciones en la Plaza Mayor, junto a la Carrera de la Concepción, unos trabajos arqueológicos que sacaron a la luz, además, unas termas de esta misma época.

CASTILLO DE SAN MIGUEL
Situado en el Cerro de San Miguel y Coronando la población de Almuñecar esta fortaleza ocupa el espacio que ya aprovecharan fenicios y romanos, tal y como lo demuestran diferentes fuentes y estructuras de edificaciones romanas. Sin duda las estructuras del castillo son de época musulmana, pues llegó a ser residencia de descanso de la dinastía nazarí, s.XIII. A finales del reinado del rey Católico Fernando S. XVI, se construye el foso, el puente levadizo y la imponente fachada de entrada con sus cuatro torreones circulares. Durante la guerra de la Independencia contra los franceses sufrío el bombardeo de las tropas inglesas, quedando en estado ruinoso y sería utilizado como cementerio cristiano hasta mediados del s. XX.

Destaca un pabellón de estilo neoclásico, sin ninguna comexión aparente con la estructura del castillo, fue construido en el s. XVI, y que se ha convertido en la sede del Museo de la Ciudad.

PUERTA DE ALMUÑECAR, S. XX
Monumento en forma de puerta de triunfo, edificada a la memoria de Blas Infante, padre de la patria andaluza . Sus tres arcos representan a las tres culturas que han influido en Almuñécar (romana, musulmana y cristiana).

PALACETE DE LA NAJARRA S. XIXEdificio de estilo neo-árabe inspirado en la tradición de casa-jardín árave. Fue construido a mediados del S. XIX junto a una fábrica azucarera hoy desaparecida. Es llamativa la decoración a base de alfices y zócalos con azulejos, así como la decoración de las paredes interiores con interesantes frescos y mocárabes. Destaca su cuidado jarín donde abundan cipreses y palmeras. En la actualidad es la sede del Patronato Municipal de Turísmo de Almuñécar.

ALMUÑÉCAR – LUGARES DE INTERÉS

Las atalayas y torres vigía de la Herradura, el segundo núcleo de población más importante de Almuñécar, vigilaron durante siglos, y aún lo siguen haciendo, el litoral de la Costa Tropical granadina de los piratas berberiscos que ansiaban poseer este importante enclave estratégico. Aún se conservan las Torres de Cerro Gordo, del s. XVI, un perfecto mirador para contemplar parajes naturales de tanta belleza como el de los Acantilados de Maro o Punta la Mona.

Esta bella ensenada fue el escenario del trágico naufragio de la Armada Española el 19 de octubre de 1562. El acontecimiento se enmarca dentro de la política naval de Felipe II, enfocada a frenar la expansión del Imperio Turco por el Mediterraneo, donde debía mantener un determinado número de galeras con la misión de vigilar los dominios imperiales. El 18 de Octubre de 1562, veintiocho galeras al mando de Don Juan de Mendoza, partieron del puerto de Málaga cargadas de provisiones y con pasaje de mujeres y familias de soldados destinados en Orán. Un fuerte temporal sorprendió a la flota, que pasó la noche en la bahía de la Herradura. Al día siguiente, cuando parecía que el peligro había pasado, el temporal volvio con gran virulencia, quedando la Armada atrapada entre Cerro Gorde y la Punta de la Mona.

En incidente se saldó con el hundimiento de veinticinco galeras y la muerte unas cinco mil personas un hecho que ha quedado tristemente grabado en la historia de la Marina de Guerra Española. Los restos del naufragio permanecen bajo las aguas de La Herradura, ocultando unas valiosa información que la arqueología submarina podría desvelar.

El monumento a los Hombres del Mar ubicada en el Paseo Marítimo de la Herradura rememora este trágico hecho histórico.

Merece especial atención El Castillo de la Herradura, construido en el s.XVI durante el reinado de Carlos III, como parte del sistema de vigilancia y defensa costera de la provincia de Granada.

A la riqueza de sus playas, entre las que destaca la playa de Cantarriján, referente entre las playas naturistas de nuestro país. Se encuentra dentro de los límites del Paraje Natural de Cerro Gorde, cuenta con toda tipo de servicios y representa uno de los lugares atractivos a visitar. La Herradura suma el ser un centro de cita obligada para los amantes del parapente y del ala delta, así como de las actividades acuáticas que cuentan con el Puerto Deportivo de Marina del Este, enclavado en una urbanización con todo tipo de lujos, para atracar sus embarcaciones.

LA HERRADURA

La Herradura es el segundo núcleo de población de Almuñécar al que sus características naturales, como puerto natural que forma su bahía, han hecho del lugar en enclave estratégico para el tránsito de las expediciones marítimas de las distintas civilizations.

MARINA DEL ESTE

En el lujoso complejo de Marina del Este, situado en rincón más bello de la Costa Tropical, entre Almuñécar y La Herradura, se ubica el Puerto Deportivo de la localidad, al que se puede acceder por la carretera nacional 340, hallándose sólo a una hora de los aeropuertos de Málaga y Granada.

Con 227 atraques, sus instalaciones cuentan con empresas de servicios náuticos para circuitos y excursiones por Cerro Gordo, y las recónditas calas del litora. Asimismo posee un club de tenis, escuela de buceo, campo de golf a 15 km, cafeterias, restaurantes, boutiques, supermercados, lavandería y alquiler de coches.

PEÑA ESCRITA

El privilegaiado entorno medioambiental del que goza Almuñécar la hace ser una de las localidades más reclamadas para la práctica de deportes de turismo activo.

Cuenta con dos espacios naturales que ya de por sí tienen su propio atractivo turístico: Sierra Tejeda, Almijara y Alhama y el Parque de la Naturaleza de Peña Escrita. Unas zonas donde aún es posible disfrutar del entorno virgen, con especies vegetales autóctonas y con la presencia de animañes tan emblemáticos como la cabra montés.

A tan sólo 40 minutos de Almuñécar el Parque de la Naturaleza de Peña Escrita, es un complejo turístico a la medida de los amantes de la naturaleza, y los aficionados a las actividades de turismo activo.

El punto de encuentro de distintos relieves geográficos: las estribaciones de Sierra Nevada, el paisaje alpujarreño y el valle tropical. En este paisaje de contrastes. El visitante podrá respirar los olores naturales del tomillo y el romero, disfrutar de la vegetación típica mediterránea y observar animales en libertad tan bellos como los ciervos o las cabras montesas.

Sobre el trazado de los antiguos caminos que comunicaban la costa con Granada se han construido senderos que permiten un contacto de primera mano con el entorno. También se puede sobrevolar el parque en parapente, y realizar rutas en bicicleta de montaña.

El complejo se completa con una amplia variedad de alojamientos: cortijos, cabañas de madera y zonas de acampada así como una gran variedad de animales como Gamos, Hipopótamos, osos, monos, canguros, etc.

SENDEROS

SENDERO DE RIO VERDE
Trayecto: circular
Longitud: 7,35 kms.
Dificultad: medía
Tiempo estimado: 3,15 h.
Elementos destacados: Vistas panorámicas, caidas de agua, variedad de endemismos vegetales y una importante población de cabras montés.
Recomendaciones: llevar calzado de montaña. Es posible bajar en vehículo todoterreno por el carril de las Cabrerizas hasta la zona donde termina el descenso de la senda.

Introducción: Este sendero nos transporta en ruta descentente desde terrenos de media montaña del extremo este de la Sierra de la Almijara, hasta llegar a los arroyos y cañones kársticos más atractivos de Andalucia, que conforma el nacimiento del Rio Verde.

Vistas panorámicas, caudal de agua, variedad de endemismos vegetales y una importante población de cabra montés serán los acompañantes en este itinerario de senderismo.

Inicio: Carretera de la Cabra montés, entre la gasolinera y el túnel, se inicia junto a un mojón de hormigón en la calzada con la inscripción 28,7, en el paraje llamado Collado de los Chortales. Zona de aparcamiento en las proximidades.

Trayecto: Tras una subida en escalera, se asciende por el Cerro de Martos. Los imponentes riscos calizos al noroeste son llamados “Los Poyos de Pescado”, uno de los pasos utilizados en la antigüedad para el transporte de pescado en caballerías desde la costa a Granada. Se continúa en bajada hacia el Barranco de los Chortales, paraje de los árboles petrificados, salto de agua revestido de antiguos troncos mineralizados por la toba caliza del agua. Continua la vereda desde el pie de la cascada, prosiguiendo la bajada por la margen derecha del Arroyo de las Cabrerizas. En estos parajes se practica el descenso de cañones, para lo que es preciso obtener permiso de la conserjería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucia.

Final: En el cruce de la senda con otra pista forestal se finaliza el recorrido propuesto, pudiendo continuar por la senda hasta llegar al barranco de los Madroñales que junto con el de las Cabrerizas y el Río Nacimiento, forman el Rio Verde, cuyo nombre se debe al color de sus aguas. Este río proporciona el agua de riego a los cultivos de subtropicales de Otívar, Lenteja, Jete y Almuñecar.

Para subir hacia el punto de inicio del itinerario se debe tomar la pista forestal de las Cabrerizas que sube a la carretera de la cabra Montés, con un recorrido de 2,6 kms. Por zona de matorral y pinares, hasta alcanzar la Carretera de la Cabra. La vuelta al punto del inicio de la ruta por la misma carretera se alcanza en 1.5 kms.

SENDERO CERRO GORDO
Longitud: 3 kms
Duración: 2 horas
Dificultad: media
Elementos Destacados: torre almenara, vegetación de matorral; panorámicas; avistamiento de cabra montés en los acantilados junto al mar.
Recomendaciones: llevar calzado cómodo, pantalón largo, gorra y agua.
Introducción: Este itinerario discurre por el Paraje Natural Acantilados de Maro-Cerro Gordo. Se trata de una estrecha franja de 12 kms. De largo, paralela a la línea de costa, limitada al norte por la carretera n-340 y que penetra 1 milla en el interior de Mar de Alborán. Abruptos acantilados de hasta 75 metros de desnivel, numerosas calas, fruto de la erosión marcan las últimas estribaciones de la Sierra de Almijara, entre Almuñécar y Nerja. Es un enclave de gran valor ambiental debido a lo peculiar de sus formaciones geológicas y la biodiversidad de su espacio terrestre y especialmente sus fondos marinos.

En el sendero propuesto nos encontramos ejemplares de jara, acebuche, pino y rocas con líquenes. El itinerario termina en la playa de la Calaiza.

Inicio: Para llegar desde Almuñécar el punto donde comienza el itinerario, hay que tomar la salida de la carretera nacional 340 que está indicada como Cerro Gordo. Está situada a unos metros antes de llegar a la entrada de un túnel, hacia la derecha, pasada la Herradura.

Llegamos hasta el restaurante situado en Cerro Gordo, dejando el coche en las proximidades. Un Cartel señala el comienzo del itinerario con la subida a la torre almenara.

Trayecto: El primer tramo es una subida con bastante pendiente pero muy fácil de llegar hasta la torre. La parte alta de la ladera cuenta con una estructura de madera para hacer más seguro al visitante el uso de esta sierra como mirador.

Llegamos a la Torre de Cerro Gordo, muy bien conservada y podemos disfrutar de todo el paraje, ya que esta zona es el límite oriental del mismo (la playa de Calaiza precisamente es el ito que nos indica donde comienza y se acaba el Paraje). Continuamos el camino a la izquierda de la torre y empezamos a descender por el sendero, que en esta zona está muy bien señalizado. Pronto podremos observar el mar. Seguimos el camino, pasamos por un grupo de pinos,y vemos cómo continua el camino hacia la izquierda, ahora sin descender. También se puede observar el cabo Punta la Mona, al otro lado de la bahía de la Herradura, sobre una pared del acantilado sumergida, que llega a alcanzar los 50 metros de profundidad.

Tomar el camino de la izquierda, que va hacia el interior, dirección norte. Avanzando se atraviesa un pequeño bosque denso, y llega a unas zonas con ejemplares de palmito. Nueva bifurcación en el sendero, tomar el camino que desciende. Llegamos a un carril forestal, perpendicular a nuestro camino, seguir por el carril a la izquierda, y hacia la derecha nos acercamos a la playa de Calaiza.

Es el riguroso cumplimiento bucear en los fondos marinos que nos ofrece este Paraje Natural.